• May 11, 16
  • 0 Comments

Atlántico. Mediterráneo. Dos conceptos. Dos realidades. Y una sola provincia: Cádiz. Un rincón único en el Sur de Europa, puerta de entrada a África, donde se combinan la luz, el buen clima, las excelentes playas, la diversidad de su geografía y la amabilidad de su gente. 260 kilómetros de costa y 18 pueblos bañados por las aguas de estos dos mares. Con estos atractivos podemos y debemos posicionar bien nuestra provincia en el mundo, siempre con la mente puesta en un sector, el turístico, que es uno de nuestros principales motores económicos.

“Cádiz, dos mares” es algo más que un slogan. Es una oportunidad para relanzar la imagen de marca de esta provincia; una apuesta decidida para dar a conocer al mercado nacional e internacional nuestras capacidades turísticas que van desde la Sierra al Campo de Gibraltar, desde la Campiña jerezana a la Bahía de Cádiz. Se trata pues de posicionar la provincia en la mente de los turistas para, de este modo, vender nuestro producto de una manera más clara. Y qué mejor referencia que una marca que únicamente esta provincia puede ondear.

¿Cuántas veces hemos oído en boca de los turistas eso de “no sabéis lo que tenéis” o “contáis con una provincia privilegiada con una oferta única”? Muchas, sin duda. Probablemente porque el visitante que “saborea” este abanico de oportunidades turísticas y que se “enamora” de sus atractivos, pone más en valor estas capacidades que los que vivimos aquí. Siempre suele pasar.

Pero, en este caso, estamos a tiempo de revertir una situación que hasta ahora se nos ha antojado endémica. Tenemos la gran oportunidad de volver a tomar los mandos de este barco para pilotar una segunda transformación de la provincia en la que todos saldremos ganando. Y el punto de partida debe ser, a nuestro entender, el proyecto “Cádiz, dos mares”.

Una idea a la que deben sumarse tanto el sector público como el privado. Al unísono. Sin ambages. Sin banderas ni colores. Hombro con hombro, uniendo esfuerzos en aras a un objetivo común que no es otro que comunicar al mundo la privilegiada situación geográfica de una provincia que “navega” orgullosa entre dos mares.

Y es que la historia nos avala. Si echamos la mirada atrás nos daremos cuenta que tanto el Océano Atlántico como el Mar Mediterráneo han sido puerta de entrada de una mezcolanza de culturas que nos legaron conocimientos que hoy forman parte de nuestra forma de vivir. Fenicios, visigodos, griegos, romanos o árabes dejaron en esta provincia una impronta que aún hoy es visible en construcciones, costumbres o en la propia gastronomía. Pero también ambos mares fueron puerta de salida hacia otros mundos por descubrir a los que transmitimos parte de nuestra forma de ser.

Es por ello que no podemos huir de nuestra historia. Antes al contrario, debemos mirar atrás para coger el impulso necesario para desarrollar más si cabe el potencial que tenemos y que, en ocasiones, no hemos sabido “vender” en otros mercados.

Estamos en un momento único. Contamos con una acreditada experiencia en el sector turístico. Y, sobre todo, tenemos los mimbres necesarios para lanzar al mundo una oferta única que se encierra entre dos realidades únicas… Entre Dos Mares únicos.

A partir de ahí… todo es posible.

 

Jan de Clerck

Presidente del grupo HACE